jueves, 24 de julio de 2014

Un rincón para el arte

En entradas anteriores hemos hablado sobre la necesidad de acondicionar los espacios para los más pequeños, la importancia del orden, y de que los niños se sientan cómodos creando ambientes acogedores, cercanos, y sobretodo manejables. A que me refiero con manejables, que ante todo estén adaptados a su tamaño,  que puedan acceder libremente al material. Un aula, no es solo un espacio donde impartir una serie de contenidos sino que debemos asegurarnos que se convierta en un espacio rico y generador de experiencias, ya que a partir de las mismas el niño aprende y asimila los nuevos contenidos, llegando así al tan renombrado aprendizaje significativo. Una de las grandes figuras de la pedagogía, María Montessori, concedía una gran importancia al uso adecuado tanto de los materiales como de los espacios. Su pedagogía se basaba en la confianza en el aprendizaje autónomo del niño, la importancia de la observación y del aprendizaje a través de los sentidos. Son muchas las corrientes que han seguido los principios  de Montessori y que son aplicados hoy en la escuela actual, un ejemplo claro es el sistema de rincones. La clase se divide en diferentes espacios, un espacio para la lectura, otro para la creatividad, el espacio de los inventores, el de las matemáticas o el de las letras. La teoría no nos habla de cuantos espacios se deben de habilitar en un aula, ya que esto dependerá de la metodología que aplique el maestro/a. Lo que hay que tener  en cuenta, es que los rincones deben de disponer del material necesario para la tarea a realizar, que este bien organizado para que el niño/a pueda disponer de él sin depender del adulto, y sobretodo la importancia de la organización de los grupos en clase. Esta forma de aprendizaje es muy útil y práctico pero el maestro ha de tener controlada la situación en todo momento ya que no va a trabajar con el gran grupo ( toda la clase en conjunto) sino que los dividirá en pequeños grupos de no más de cinco alumnos por rincón y cada grupo trabajará de forma autónoma. El maestro en este caso, es un observador  y guía del proceso enseñanza aprendizaje. Este método también se puede aplicar en casa por lo que en próximas entradas seguiremos hablando del tema y de como crear buenos rincones de aprendizaje. Por el momento, y para empezar a profundizar en el tema os dejo un artículo del blog Garabatos y dibujos, espero que os sirva de guía:

Rincones para pintar